LogoTVNOTAS
Mestra Querétaro
Gente y Más
20 de Octubre del 2020 por Verónica Vega / @TVNotasmx / Foto: Cortesía
¡Una inspiración! Maestra da clases a niños de la calle y es un ejemplo para sus colegas

Es originaria de Querétaro y gracias a ella se creó la iniciativa 'En el semáforo se aprende', a la que ya se han sumado varios profesores.

Las buenas acciones se dan como un efecto dominó: basta una para que haya una secuencia. Así está ocurriendo con 'En el semáforo se aprende', una iniciativa que inició la maestra Jemima Peláez, de 30 años, y que ahora está sumando a más voluntarios en otras ciudades. Esta es su historia:
 
-Jemima, ¿a qué te dedicas?
“Soy maestra de educación especial en una escuela de la sierra de Querétaro. Desde hace 11 años trabajo con niños con capacidades diferentes: niños sordos, con síndrome de Down o parálisis cerebral”.
 
 -¿Cómo se te ocurrió dar clases a niños en situación de calle?
“Un día salí a correr para despejar la mente y ver qué se me ocurría para mis clases cuando iniciara el nuevo ciclo escolar, pues es difícil dar clases a distancia a pequeños con capacidades distintas; entonces me tocó el semáforo en alto, vi a una familia en situación de calle y me pregunté: ‘¿Estos niños cómo van a empezar su clase?... ¿Acaso van a la escuela?’”.

-¿Qué hiciste después?
“Les platiqué a mis papás que me gustaría enseñarles a escribir y me apoyaron. Al siguiente lunes me preparé con una mochila como si fuera a dar clases y salí a buscar a esos niños al semáforo”.
 
 
En el semáforo se aprende
 
 
-¿Los encontraste?
“Sí, era la misma familia con tres niños, de 3, 5 y 6 años, y una niña de 11, de otra familia que vendía tunas. Les pedí permiso a sus papás, quienes limpiaban parabrisas, para enseñarles. Los niños tienen nociones como de preescolar, indicios de aprender y mucho entusiasmo”.
 
-Dinos cómo iniciaste con ellos...
“Para estar todos seguros, les puse gel en las manos, les di un cubrebocas y durante 50 o 60 minutos les enseñé, de acuerdo a su edad, a dibujar, escribir, y regresé al siguiente lunes”. 
 
-¿Los ves con ganas de aprender?
“Claro. Voy cada lunes con ellos a la misma hora, y cuando me ven, con la mirada piden permiso a sus papás, dejan lo que venden y gritan: ‘¡Ya llegó la maestra!’”.
Maestra Querétaro
 
-¿Los papás de los niños qué decían?
“Ellos los apoyan; sólo tengo permiso de estar una hora, porque entiendo que tienen que ayudar a sus papás”.
 
-¿En cuántos semáforos das clases?
“En uno, pero se sumaron varios voluntarios a la propuesta y ahora abarcamos 40 semáforos. El modelo ya se replica en Guadalajara y cada día se suman más voluntarios”, finalizó.
Analfabetismo