TVNotasLogoTVNOTAS

Alejandro Tommasi dice que Edith no lo quiso escuchar.
Espectáculos México
13 de Agosto del 2019 por Juan Pablo Bojórquez / @TVNotasmx / Foto: Isunza

Pude salvar a Edith González con el poder de mis manos: Alejandro Tommasi

El actor asegura que con sanación crística pudo haberle erradicado el cáncer de ovario.
Publicidad Kuxtal
 
Hace unos días, platicamos con Alejandro Tommasi, de 61 años, quien nos contó que desde pequeño tiene el don de curar a la gente de cualquier enfermedad, con sólo ver y tocar con sus manos, y que incluso lo puede hacer a cierta distancia. Además, nos reveló que a través de la llamada sanación crística, trató de ayudar a Edith González (q.e.p.d.) a erradicar el cáncer de ovario que le quitó la vida, pero que lamentablemente ésta nunca quiso recibir su apoyo.
 
Alejandro Tommasi ayudó a varias personas a sanar.
 
-Alejandro, hace poco usted comentó que tiene el don de curar con las manos; cuéntenos más...
“Pues sí, desde que tenía 3 años mi papá siempre me ponía a darle masaje y yo lo fui desarrollando, y descubrí que tenía un don en las  manos para poder curar; después estudié acupuntura, copresión, reflexología y los meridianos del cuerpo”.
 
-¿Le gustó desarrollar ese don que tiene?
“Sí, cuando empecé a curar a la gente no sabía por qué, pero me di cuenta de que puedo detectar hasta cáncer; mis manos, al tocar a las personas, ya saben qué mal tienen. A una amiga una vez le dije: ‘Vete con tu ginecólogo, porque hay algo que no está bien’; no me quería creer, pero sí tenía un quiste canceroso en un ovario”.
 
-Entonces, ¿puede detectar enfermedades?
“Yo no puedo detectar una enfermedad, pero sí puedo saber si estás mal del hígado, del estómago o si tienes mal tus pulmones, y darte una terapia de sanación para que después vayas con un médico y tomes un medicamento; yo sólo hago lo que Dios me deja hacer”.
 
-¿Cómo aprendió a dar las terapias de sanación?
“Un gurú chileno que se llama Swami Sananda, a quien le he perdido la pista, me dio dos iniciaciones y comencé a sanar a mucha gente, y entré a un grupo de sanaciones, pero me dio mucho miedo cuando la gente se curaba, dije: ‘Yo no soy quién para curar con energía crística’”.
 
Alejandro Tommasi ayudó a varias personas a sanar.
 
-¿En qué consiste la energía crística?
“A través de la oración y la concentración absorbo la energía del cielo y de Dios, y la transmito a través de mis manos”.
 
-¿Y sigue curando?
“Cuando es necesario, sí. El otro día, un compañero de la obra La dama de negro se estaba quejando de un dolor en un brazo, traía un vendaje y un cabestrillo que le impedía moverlo; le dije: ‘Quítate eso’, le toqué en un punto y pegó de gritos, pero al día siguiente me dijo que ya no le volvió a doler. Además, he quitado la migraña a actrices con las que he trabajado; ¡donde pongo las manos, la gente se libera de cualquier mal!”.
 
-¿Ha podido curar a algún familiar?
“Hace poco, mi hermano estuvo en el hospital a punto de morir, hablé con el médico y le pedí que me dejara intervenir, y le hice una sanación crística. Además empezó a tomar un suplemento que es de Canadá y contiene cisteína, que coadyuva a los medicamentos a salir más rápido. Incluso yo también me curé de hepatitis C en cuarto grado, que lo consideran como un cáncer; también me hice sanaciones y tomé el suplemento y ahora ambos estamos muy bien”.
 
-Es cierto que le ofreció esta ayuda a Edith González (q.e.p.d.)...
“Así es, pero ella no creyó en mí ni en las sanaciones; incluso le dije: ‘Este suplemento te puede ayudar, pruébalo, nada pierdes’, y ella me respondió: ‘Ya estoy bien, estoy curada”; además dijo que haría otras cosas”.
 
-¿A qué cosas se refería?
“Me enteré de que se fue a Cuba, a que le encapsularan el tumor, pero eso no iba a ser para siempre. Cuando regresó a México le volví a mandar mensajes y le supliqué que me hiciera caso, pero ya no me contestó nada. Fue muy lamentable, estoy seguro de que si yo la hubiera ayudado, ella seguiría con nosotros”.
 
-Cree que pudo haber sido otra la historia...
“Posiblemente; yo no sabía qué tan agresivo era su cáncer, pero creo que también hay que tener mucha fe, porque si dices: ‘No me va a curar, no me va a curar’, pues no te curas, ¿o no?”.
 
-¿Sintió impotencia de no haber podido hacer nada?
“Claro, pero no puedo obligar a nadie a que acepte mi ayuda, la gente es responsable de su vida y salud”.
 
-Además de sus sanaciones, habla de este suplemento que también le recomendó a Edith, ¿se puede decir que ese producto cura el cáncer?
“No puedo decir que cura porque la gente va a pensar que si se toma solamente este producto se va a curar y no es así, las personas tienen que tomar sus tratamientos, sus medicamentos; este suplemento coadyuva porque hace que suba tu sistema inmunológico y cura enfermedades”.
 
-¿Y cómo se llama este suplemento?
“Pues sí tiene su nombre, aunque no lo puedo decir porque comercialmente no es una marca, pero es Immunotec la compañía y tiene varios productos y fórmulas que sirven para diferentes enfermedades crónico-degenerativas, y ayuda a reproducir las células, es lo que hace la cisteína. Pero en mis redes sociales me pueden escribir y preguntarme más sobre este producto”.
 
-¿Este suplemento es naturista?
“Sí, es una proteína natural que se hace en Estados Unidos, pero se estudió durante 35 años en Canadá y se distribuye sólo en Estados Unidos, México, Canadá, Colombia, Puerto Rico, República Dominicana, Reino Unido, Irlanda, Escocia y próximamente en Perú”.
 
-Y, volviendo al tema de sanación que usted hace con sus manos, ¿a qué famosos ha ayudado?
“Hace años ayudé a Manolo Fábregas, y a María  Rubio la traté mucho tiempo; a Diana Bracho le daba masajes y se sentía bien; y cuando hago novela en Televisa, los técnicos se amontonan y hacen fila para que los atienda, porque me dicen que se sienten bien”.
 
Alejandro Tommasi ayudó a varias personas a sanar.
 
-Entonces, hay mucha gente que le tienen fe...
“Claro, la gente que sabe lo que hago me pide ayuda. Si yo le doy una terapia constante a alguien, puedo llegar a curar males, y espero que nunca se acabe; sólo le pido a Dios que si me dio este don, nunca me lo quite. Hay personas que dicen: ‘Ya no quiero saber de esto’ y se van, lo abandonan, pero yo no, aunque sí pensé en dejar esto en su momento”.
 
-¿Por qué lo dice?
“Lo que pasa es que antes hacía sanaciones crísticas a distancia; la persona puede estar a cierta distancia mía y basta con que yo la señale con la mano y ¡pum!, se caen, quedan inconscientes por momentos, y cuando se levantan se van curados, eso me dio miedo, y pensé: ‘Mejor me salgo de esto’”.
 
-¿Además de la sanación, en qué otros proyectos está trabajando?
“Acabo de sacar un dueto musical con Marco Peña, que se llama ‘El mero mero’, de corte ranchero. En tele estoy en Por amar sin ley , tengo la propuesta de una serie en España junto a Angélica María y estrenaré la película 1982, donde soy el antagonista. En unos meses se estrena La maldición de la isla de las muñecas y continúo en la obra La dama de negro, todo los fines de semana; ha sido un año muy productivo”, concluyó.
 
Entérate de todos los detalles en nuestra edición impresa 1178 y al descargar la edición digital enriquecida en nuestra app TVNotas. 
DA CLIC DE ACUERDO CON EL SISTEMA OPERATIVO DE TU DISPOSITIVO MÓVIL: