LogoTVNOTAS
El luchador pidió asesoría legal sobre su detención.
Espectáculos México
12 de Noviembre del 2018 por Carlos Enrique Chávez / Foto: TV Notas y cortesía

¡Le aplican la llave china! Policías esposan y golpean a Aníbal Jr.

¡Pasó una noche en 'El Torito'!

El luchador internacional “Aníbal Jr.”, La Zaeta Azul, presuntamente fue víctima de la arbitrariedad y prepotencia de policías que lo agredieron y sometieron la madrugada del domingo, en un puesto de revisión del alcoholímetro, ubicado en la avenida Nuevo León, en la colonia Condesa de la alcaldía Cuauhtémoc.
 
Aníbal, ¿que fue exactamente lo que pasó en la Condesa?
 
Me tocó la de malas, pero así es esto, no pasa nada; es la primera vez que me toca una revisión y me tocó con todo... Yo venía tranquilo de una cena donde estuvimos celebrando a mi amigo Alfredo Menéndez, donde también estuvo mi compañero Octagón, el compositor Roberto Fausto, el promotor Edmundo D' Borja y otras personas, y todos fueron testigos de la agresión y arbitrariedad contra mi persona”.
 
¿Hubo algún motivo por el que te molestaste durante la revisión?
 
“Cuando me detuvieron, me hicieron soplarle y no pasó el límite, entonces dijeron que según no servía el aparatito y trajeron otro, y me dijeron: 'Sóplale fuerte no te hagas pen***o', pero les dije: 'Pues si no brinca, no brinca, lo que quieren es fregar nada más'.Total que me hicieron soplar cuatro veces y en la cuarta vez pasó por punto 4, por nada, ni siquiera un punto... En eso me dice un poli: 'Ven, te voy a echar la mano; me abrazó, me jaló, me llevó a lo oscurito y me metió a la patrulla a fuerzas, con ayuda de otros dos”.
Sólo no le golpearon la cara.
¿Ahí fue cuando comenzaron a golpearte?
 
“Ya estando adentro de la patrulla les decía que por qué me habían metido y les pedía que me dejaran llamar a alguien; llegó mi amigo Edmundo D' Borja y me dijo que me iban a esposar; entonces, me pasó mi máscara, me la puse y me bajé de la patrulla... Ahí fue cuando se me amontonaron todos y me empezaron a mad***r; la verdad me defendí y sí les di en su m**** como a cuatro o cinco, pero en eso llegó un cabr****ote por atrás y me aplicó la famosa llave china y me puso un rodillazo en la espalda, en la columna vertebral, que hasta ahorita traigo las manos entumidas porque me ha de haber pellizcado algún nervio... Después me pusieron las esposas apretadísimas y en la espalda, tanto que llegué con las manos moradas, no me circulaba la sangre”.
 
Asegura que los oficiales lo golpearon varias veces.
 
¿Te volvieron a golpear cuando llegaste a 'El Torito'?
 
“No nada más fue la friega que me dieron ahí, delante de todos, sino que llegando al Torito, cuando me bajaron de la patrulla, me dieron otra paliza tremenda; fue el mismo que me hizo la llave china, porque era una madr***ta, me dijo: 'Órale ca****, a ver si muy chingón pin*** luchador', y me puso una pu**** y yo con las manos esposadas atrás”.
 
¿Cómo fue el trato ya adentro, hubo más agresiones?
 
“Ya en 'El Torito' me quitaron la máscara, y algunos de ahí como que se burlaron; yo les dije que no se valía que me trataran así y que abusaran... El médico legista me hizo encuerarme para revisar las heridas, los golpes, pero no se notaban en ese momento porque además los que me golpearon no son pend****, me dieron en todo el cuerpo pero no me pegaron en la cara”.
Le hicieron cuatro veces la prueba del alcoholímetro.
 
¿Cómo pasaste la noche, los otros detenidos no te molestaron mientras estuviste adentro?
 
“Los oficiales de adentro se portaron amables conmigo, me permitieron hacer mi llamada y todo, y aparte no me metieron donde estaban todos los demás detenidos, porque yo iba de saco y no como un pelafustán, pues venia de una cena... A las 7 de la mañana nos levantaron para darnos nuestros chilaquiles (ríe) y a las 8:30 horas del domingo pude salir gracias a un amparo”.
 
¿Vas a tener que cumplir las demás horas de arresto o vas a levantar alguna queja o denuncia por las agresiones y la arbitrariedad de que fuiste víctima?
 
“Me dijeron que podía levantar una queja y me dieron un teléfono, y estoy viendo eso con el abogado, para una demanda en contra de las autoridades, por las agresiones y por la arbitrariedad con la que fui levantado; hasta donde sé, solamente te pueden hacer que le soples una sola vez al aparatito, aunque no sirva la ching*****, es una sola soplada, y conmigo fueron 4 y con 2 aparatos diferentes... Esa arbitrariedad, y la forma en que me golpearon y me esposaron los policías, es lo que no se vale, seas o no seas famoso, no se vale que te traten como delincuente”, concluyó el luchador.
 
Aníbal Jr. tuvo que pedir su máscara a un amigo, para proteger su identidad.