TVNotasLogoTVNOTAS

Tuve que confesar que extrañaba a mi mamá, pues después de tanto tiempo juntas era normal sentir la distancia.
Hogar-Decoración

Estuve tan emocionada de ver a mi mamá a casi una semana de haberme ido

15 de Mayo del 2019 por Ana María Cabrera Vázquez / Foto: TVNOTAS
Tuve que confesar que extrañaba a mi mamá, pues después de tanto tiempo juntas era normal sentir la distancia.
Publicidad Kuxtal
 
En el años 2015 me casé, me fui a vivir con mi esposo y los primeros días de la semana estuve muy tranquila, pero cuando ya iba la mitad de la semana comencé a extrañar a mi mamá, con quien me encuentro a una hora de distancia.
 
Tuve que confesar que extrañaba a mi mamá, pues después de tanto tiempo juntas era normal sentir la distancia.
 
Por suerte pensé: "dejé mucha ropa en casa de mis papás"; y aunque era la más fea que tenía y que supuestamente ya no me pondría (pero sólo yo lo sabía), le comenté a mi esposo que se me había olvidado algo de ropa y necesitaba ir por ella, a lo que me contestó: "¿Más ropa?, Ya tienes suficiente, pensé que era toda?”.
 
Le mencioné que era toda, pero aún necesitaba la ropa para hacer el quehacer, me dijo que no necesitaba más, que mejor compraba nueva especial para eso, ante esto le dije que no, que yo necesitaba esa ropa porque tenía un apego emocional con ella y me dijo que estaba bien, que me llevaría.
 
Llegamos a casa de mis papás, estuve tan emocionada de ver a mi mamá a casi una semana de haberme ido de ahí, nos quedamos ese día y al siguiente nos regresamos. A mí se me olvidó por completo la razón aparente por la que íbamos y cuando llegamos de regreso me dijo mi esposo: "¿Y la ropa? ¿Sí te la trajiste?". Me sonrojé y le dije: "no, se me olvidó".
 
Finalmente le tuve que confesar que extrañaba a mi mamá, pues después de tanto tiempo juntas era normal sentir la distancia. Hasta ahora este es tema de conversación familiar.